lunes, enero 17, 2011

Florencia

2 comentarios:

Galliano dijo...

Excelente.

Anónimo dijo...

me recuerda a Egon Schiele, su atmósfera inquietante